Cenotaph en Circo Volador: Riding Our Black Oceans!

Crónica: José María Pérez.
Fotos: Angélica Rincón.

A noche, el Circo Volador nos entregó un ritual de muerte, sangre y oscuridad con un cartel de propuestas nacionales muy bien elegidas por parte de Cvlt Magazine, para ser testigos del regreso a los escenarios de Cenotaph en la CDMX. Desde muy temprano, fuimos entrando al recinto para escuchar a Hellpshere, banda mexicana con una propuesta de Black Death y Brutal Death que exhibe unos potentes Blast Beats y guturales de gran nivel. Cuarenta minutos llenos de energía y poder.

Originarios de Querétaro, Question, con una discografía que abarca desde el 2012 hasta el 2018, repasaron un fuerte grito de muerte y peste que infectó el foro en segundos. Agradecidos con el público, reconocieron el apoyo que han recibido como parte de la escena del death en nuestro país. Magnífico escuchar melodías sobre su único LP de estudio al momento, Doomed Passages (2014). ¡Miseria y blasfemia pura a todo lo que da con “Grey Sorrow” y “Holders of Nothing!”!

Más adelante, Majestic Downfall, el proyecto del multi-instrumentista Jacobo Córdova, brindó cátedra con una muestra intacta de Doom/Death. Esta majestuosa caído en la oscuridad, comenzó con “When Dead”, un tema obligatoriamente largo para sentir la punción de muerte. “Doors” y “Veins”, quedaron justo en medio para hacer más lento el camino a lo desconocido. Asimismo, también sonó de manera impecable “Collpased Pitch Black”, entre guturales espesos y guitarras lejanas. Que buena ejecución de Majestic Downfall y ese aroma a depresión, que entre canciones los hizo desaparecer entre la niebla con un set compacta de alta calidad.

El capítulo siguiente, fue para Rex Defunctis de Monterrey, Nuevo León, quienes llegaron a la Ciudad de México para plasmar rolas de su único álbum de estudio, Tenebram Vobiscum (2018). Un Death/Doom de gran composición y sabor en vivo. Profundos y malévolos. Cuando puedan escuchar al material, háganlo, se los recomiendo ampliamente.

Instantes después, el momento estelar de la noche llegó. 17 años tuvieron que pasar para que la leyenda de metal mexicano, Cenotaph, por fin nos diera una nueva esperanza a las nuevas generaciones de ver qué es lo que hacían en aquella década de los años 90 y la escena del Death Metal. Con por lo menos treinta años de trayectoria y un culto al odio como pocos, Cenotaph destrozó el escenario. La edad parece no haberles cobrado factura alguna y el tiempo no añejó su música, ya que sigue siendo un acto igual de fresco como lo citan varios fanáticos de antaño.

Una ola de nostalgia, perversidad y destrucción, fue lo que profesó Cenotaph en show lleno de clásicos que no expiran, clásicos que aún resuenan entre sus más fieles gargantas. Afortunadamente hubo el debut en vivo de una canción aún no titulada, lo cual abre las posibilidades de un nuevo material por parte de la banda comandada por Óscar Clorio.

Nos quedamos con la anécdota de un grandioso show, un espectáculo con sabor a la vieja escuela que ahora está de vuelta más que nunca. ¿Vas a quedarte ahí sin hacer nada? Entonces es tu turno de morir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *