Santa Cruz en Bajo Circuito: Kiss my glam ass!

Fotos: Aztro.
Crónica: El Chivo

El sábado pasado nos aventamos el tiro en el 11vo aniversario de Beristain Enterteinment. ¡Y vaya! Qué bien la pasamos con la agrupación finlandesa de Santa Cruz.

Si de por si es un pedigrí que vengan bandas de hard rock/glam rock a México, imaginen ahora del país nórdico. Para nuestra buena fortuna, el promotor en turno optó acertadamente por una banda que derritió a todos asistentes con ese sonido que caracterizaba a las grandes bandas de glam rock de Sunset Strip en L.A. en la década de los años 80.

Archie Cruzz, miembro original de la banda, lideró de excelente forma a una joven integración complementada por Toxy, Ero y Pav. No novatos, pero sí de reciente incorporación al proyecto del frontman. Con El Mariachi Loco de intro, niñas gritando por el güero seductor, de melena abundante, tatuajes californianos y hedonista por naturaleza; Archie no tardó en conquistar a cada dama presente. Changing of Seasons, Bang Bang, Into the War y la maravillosa True Believer, sonaron para encender cada rincón que lució una asistencia casi perfecta.

Tomando de las cervezas del público entre canciones, Cruzz también disfrutó en grande al ver a la audiencia volverse loca con los riffs al estilo hard rock. Inclusive, se dio el tiempo para besar a una fanática que fue cargada por un biker con mucha actitud para que llegara a los brazos del músico sobre el escenario. La chica, que en su momento fue mejor conocida por ser la presunta  Escort que saltó a la fama por la fiesta del TRI (según lo relató en alguna vez en medio La Opinión), se fue más que feliz por esta dulce acción del galán europeo que lució su playera de Kill´em All de Metallica.

Miembros de Ágora y S7N, también estuvieron presentes en este concierto que también deslumbró con los sencillos de Testify (en su estreno mundial), Drag Me Down (sí, cover a One Direction que sonó muy bien), Nothing Compares to You (el track de la noche), I Want You To Mean It y Wasted & Wounded, entre más.

Mosh pit de primer nivel, alborotó el toquín de forma sana y divertida entre los asistentes que en todo momento mostraron muy buena vibra. Sonido crujiente y constancia de adrenalina, fueron elementos primarios en este coctel de rock, que sólo abre la puerta a más bandas como ésta, si se sigue apoyando en pie y forma. ¡Felicidades a todos los presentes, fiestón!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *