Merrimack en Gato Calavera: ¡La perdición suicida!

Crónica: Aztro.
Fotos: Leslye Arredondo.

Los padrinos de Through Torment se presentaron el pasado jueves 30 de mayo 2019 en las instalaciones del Gato Calavera, para iniciar un ritual de terror y muerte. Con un nuevo LP de estudio titulado Deathrites (2019), los mexicanos le dieron la adecuada continuación a su álbum debut, Occultus del 2015. Jorge, como siempre, impresionante es sus detonaciones y vocales, empezó a devorar las almas presentes. Una incesante sesión de death/black metal, no se hizo esperar por estas mentes desorbitadas. Un sonido machacante y arrollador en cada una de sus canciones, fue lo que más destacó en su set.

Más adelante, el turno fue para el viejo lobo de mar, Hacavitz. Con un Antimo que siempre pierde la mirada al cantar, al igual que el mismo Jacobo de Majestic Downfall cuando lo hace en vivo; los radicados en Querétaro llegaron a la Ciudad de México para exponer un set compacto y lleno de obscuridad. Material último del álbum Nex Nihil (2017) y de anteriores producciones discográficas, no se hicieron esperar. Un black metal bien roñoso que ahora se exhibe con más presencia de ecos a la hora de gritar. Sombras de perdición, aparecieron en la mente de cada espectador al escuchar cómo ejecutaban cada vacío infernal.

Para culminar el ritual, los franceses de Merrimack llegaron con una horda de blasfemia que se esparció desde la entrada del lugar, hasta las cenizas más devoradas por el piso y el subterráneo del foro. Desde un inicio, se notó como su vocalista, vestal, tiene poca empatía con la vida y su constante reto a la muerte. Señas de pesimismo, muerte y locura, brotaban a cada instante de sus manos y ojos. Brazos llenos de cicatrices y mutilaciones, en verdad resaltaron con enfermedad su show. Dos espectros en las guitarras, captaron la atención de todos. Tonos melódicos, claros, ambientales y muy fríos, complementaron de excelente forma su endemoniado black metal.

El baterista, blastum, se sumergió en su mundo para generar llamas a través de una percusión poseída por satanás. Y, por cierto, ¡qué aguante! Son muy finos al interpretar, no es el clásico black metal rustico y sin gran composición. Tiene esos matices que robustecen en buena forma su trabajo y eso lo aprecia el conocedor de la rama. Omegaphilia (2017), su más reciente producción discográfica, es un redondo altamente recomendable. En años recientes, los franceses han levantado la mano oportunamente para hacer cosas que merece tu análisis y atención. Apophatic Weaponry, At the Vanguard of Deception, The Falsified Son, Redeem Restless Souls y Seraphic Conspiracy; sonaron super malditas. Muy chingones en vivo, sí dejan detrás a varias bandas de black del extranjero.

merrimack en gato calavera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *