Sadistic Intent en Bajo Circuito: Blackened souls over death

Crónica: Roger Valdivia.
Fotos: Cristian Revuelta.

La revista metalera, Cvlt, presentó la noche de ayer el espectáculo titulado Darkness ver Tenochtitlán encabezado por los macizo de Los Ángeles, California;Sadistic Intent. Una de las legendarias bandas de Death Metal de la Costa Oeste con olor a muerte, destrucción, maldad descomunal y mucho ruido.

A las 21:30 horas, ante unos 100 greñudos que se distribuyeron a lo largo y ancho del Bajo Circuito, la velada inició con los Tombstoners, que desde Mexicali, Baja California; llegaron a la Ciudad de México para imponer su ley de Death- Black Metal, llena de blasfemia, caos y espesor para los oídos más maldosos En su exhibición, contaron con la participación de Ántimo en el bajo. 30 minutos de pura devastación y música anti cristianos.

El siguiente turno, que fue ejecutado alrededor de las 22:05 horas, fue por parte de Hacavitz y su Blackened Death Metal. 5 discos de larga duración, varios Ep´s y splits, tours por la República Mexicana, Canadá, Europa y relativos, respaldan su sonido. Furiosos y siempre con ganas de destruir el escenario, tocaron ante un foro que cada vez contaba con más metalheads. Sonaron bastante sucios y podridos.

Más adelante, el río de cerveza navegó por el lugar para apagar ese calor infernal provocado por las bandas abridoras. A las 23:00 horas, las gargantas endemoniadas del foro estaban calientitas, listas para ver el show de Sadistic Intent y reventar con los clásicos que compusieron desde 1987. Sangre, sudor y muerte pedíamos asistentes. En su contraparte, los hermanos Cortez nos complacieron a todos con rolas como Impendig Doom, toda una danza de la muerte. Asimismo incluyeron Asphyxiation, Numbered With The Dead, Ancient Black Earth, Condemned In Misery, A Mass For Tortured Souls y Funerals Obscure, dentro de otras demencias no aptas para borregos cegados por las órdenes religiosas que sólo quieren controlar a las masas.

Cero tecnicismo, voces guturales desde las tinieblas, nada de coritos melódicos, maldad pura y el averno exhibido con doble bombo, se notaron desde un inicio. Las canciones nos hicieron sangrar las orejas sucias y de viva retumbó en cada esquina en una cascada de placer. Estos machos, más que estar con una disquera internacional, sacar un LP de estudio cada dos años y hacer mucha chusma publicitaria, se enfocan en lo trve y lo dejan todo en el escenario por su público.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *