ForceFest 2018: Lluvia de sangre y llamas infernales

Crónica: José María Pérez.
Fotos: Aztro y Angélica Rincón.

Este 6 y 7 de octubre nos lanzamos con toda la actitud al masivo a realizarse en Teotihuacán, donde, más que sólo haber música, también hubo diversas actividades, algo de sol y sobre todo como en cualquier festival al aire libre, la posibilidad de que exista lodo. ¿Qué sería un festival de rock y metal sin este grandioso elemento de la naturaleza que nos recuerda lo divertido que es ensuciarse como vil niño?

Ya hablando de música, en mi primera observación en un escenario vi al monstruo de Lethal Creation, que con una mezcla de hardcore, death y thrash, prendió a los que iban llegando y terminando por acomodarse para posteriormente ver a la cantante Anna Fiori. Música que mostró una atmósfera sinfónica y una esencia teatral que impactó a varios. Se vio muy pro, gran show de la mexicana.
Después de estas gratas experiencias, nos subimos a los juegos mecánicos y pudimos ver el complejo donde se llevó a cabo el evento desde su punto más alto. Estábamos a tiro de piedra de las pirámides y eso le dio el toque especial y épico a este show, con unas gotas de lluvia que no nos detenían por nada. Una vez que bajó la lluvia, presenciamos a Fire From The Gods, quienes pusieron la mezcla rap del día. A su tiempo salió P.O.D, quienes invitaron a AJ Channer de FFTG para un palomazo sabroso. Aquí, la nostalgia por el rap metal se esparció por el aire. Code Orange trajo el thrash-hardcore-metalcore y crossover al extremo para armar el slam en potencia máxima. La nueva sangre del metal, agradó a propios y extraños.

Al caer la noche, nos mudamos al escenario de la cerveza donde lo punk estaba sucediendo, ahí vimos a Emery. Las “emo-ciones” se destaparon como las chelucas en un abrir y cerrar de ojos entre el público más joven y, posteriormente llegamos para ver a los canadienses de Comeback Kid. El hardcore se hizo muy real y los voladores empezaron a emerger en el panorama. Un sonido muy compacto y de excelente definición. La nostalgia llegó para muchos presentes de la generación “X” con la presencia de Bush en el escenario. No se presentaban desde 1997 en nuestro país y ver a Gavin Rossdale siempre es una hemorragia de placer. “Machine Head”, “Swallowed”, “The Sound of Winter” y “Little Things” aparecieron en la escena. La verdad se fueron como agua las rolas, súper rápidas. Ojalá tengamos la oportunidad de volverlos a ver en México en un show solito para ellos. Se rifaron machín. Stone Temple Pilots salió a la tarima e interpretó rolas como “Vasoline”, “Big Empty”, “Interstate Love Song” y “Sex Type Thing”. Les digo algo, sonaron bien y todo el rollo, pero el copycat que hace Jeff Gutt sobre Weiland, no me convenció nada. Es igual en look, movimientos y hasta el respirar en el escenario. Nunca se le vio una personalidad propia. Y no es su culpa, es lo que seleccionaron los hermanos DeLeo, en fin.

Para lo fuerte de la noche, cruzamos los caminos más lodosos como soldados de guerra para dirigirnos al escenario donde se presentaría la siguiente misión: Alice In Chains. La lluvia volvió y los oriundos de Seattle repartieron candela con “Check My Brain”, del primer álbum con William DuVall. Con una personalidad propia y sin querer ser Layne Staley, el afroamericano hizo fit a la perfección en la banda desde su arribo. “Alicia” sacó su repertorio de clásicos con “Down in a Hole”, “No Excuses”, “Stone” y “Angry Chair”. El sonido fue impecable, sonaron de lujo a pesar de las condiciones climatológicas, situación que también es de subrayar.

El acto que puso fin al sábado estuvo a cargo de los machos alfa de origen armenio, System Of A Down. Rolando los clásicos por la ventana para complacer a todos los fans que estaban gozándola en el campo de batalla, “BYOB”, “Aerials”, “Lonely Day”, “Chop Suey!” y “Toxicity”, mantuvieron los cuerpos encendidos de todos los presentes. Un set bastante largo y un acertado equipo de iluminación, cerraron la primera batalla del Force Fest.

Round 2:

Durante la segunda jornada, regresamos con nuevos trapos para la batalla, nos rociamos de glamour y entramos al mundo del glam con Steel Panther. Sacando el puro feeling ochentero, “Asian Hooker”,“17 Girls in a Row” y “Death to all but Metal”, le brindaron el color al lugar. Más adelante, Strike Master nos derribó con puro thrash metal, me metí al slam y compartí los roces de este baile invocado por los Dioses. Después, la leyenda de Twisted Sister, Dee Snider, salió para promocionar su nuevo álbum de solita “For The Love Of Metal”. Para esta promoción, Dee grabó su participación en el festival para la producción de videoclips. Después nos deleitó con el clásico “We’re Not Gonna Take It” y recordó lo suave que suena al estilo “Huevos con Aceite”. ¡Qué presencia en el escenario, Dios mío!


Para regresar a las andadas, en uno de los escenarios principales tuvimos al legendario Phil Anselmo & the Illegals. Phil se vio como un auténtico superhéroe portando nuestro lienzo tricolor amarrado al cuello mientras se rifaba con temas de Pantera como “I’m Broken” y “A New Level”. Luego nos lanzamos a ver a División Minúscula en el escenario de la chela, entre tantos happy punks, los chicos derribaron el lugar con su set melódico haciendo corear y brincar a cada presente. Por otra parte, la obscuridad nos envolvió con la presencia de Dark Funeral y su misa negra. Vaya cambio tan drástico que di en la música, jaja. De ahí me moví rápidamente porque Anthrax ya estaba por empezar y no quería perderme la oportunidad de ver a uno de los 4 grandes del thrash norteamericano. “Evil Twin”, “Mad House”, e “Indians”, no se hicieron esperar.

Justo algunos instantes después, un verdadero diluvio arrasó con todo a su camino y se armó la novela que ya conocen entre Danzig y Slayer, en donde por retrasos de tiempos (que impactaron de forma directa por el clima), cambios de escenarios para artistas, otros detalles y falta de entendimiento entre estas dos últimas bandas como lo citó de manera más puntual el manager de Glenn en sus redes sociales, Danzig no saltó al escenario y su lugar fue tomado por Slayer de alguna manera. Ya con el diluvio encima para todos, esto no impidió que Slayer saliera a desvastar con sus ríos de sangre y llamas para que la gente se volviera loca mientras realizaba mosh pit entre un mar de lodo. “Repentless”, “Mandatory Suicide”, “War Ensemble”, “Black Magic”, “Payback” y Seasons in the Abyss”, fueron himnos de placer que extasiaron a todos. La pasamos a todo dar.

Para finalizar:
Nos hubiese gustado que tocara Exodus, Testament, Lamb of God, Danzig y Rob Zombie en este segundo día y DevilDriver el primero, sin embargo, esa es otra historia de la que Live Talent lanzó el siguiente comunicado para revertir la situación que se les presentó. Esperemos suceda este evento que citan de manera puntual con los artistas que faltaron y el revés ocasionado por un sinfín de factores, tenga un capítulo de revancha para todos los que somos fanáticos a la música. Esta historia continuará…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *