Pepsi Ska Fest 2017: ¡Fiesta Pachucota!

Fotos: Adrián Osornio.
Crónica: Bruce Alexander “The Great”.

Momento de ponerse los tirantes, ropa a cuadros de colores, sombrero, playera de pumas y gozar de la tercera edición del Pepsi Ska Fest en el Pepsi Center. Comenzamos con Dj Dreadgar, quien fue el encargado de dar una bonita apertura al espectáculo para los más madrugadores del show el pasado sábado.
Instantes después, llegó el turno para los amantes de la música y los haters del racismo, Revuelta Propia. Incitaron a los jóvenes a darse dulces caricias en la pista y a otros más a saltar como
salvajes. Los que dieron la gran sorpresa del momento, fueron Viernes 13, que expresaron una dosis latina directo desde Los Ángeles. ¡Grato sabor de boca! Inmediatamente después de ellos,
más poder californiano arribó por parte de La Resistencia, con pura agresividad de la chula con un ska que hizo sudar a propios y extraños con sus ritmos de guapachosos.
Después de eso, Chino de Los Victorios y su gala rolaron el ritmo tropical para mover los brazos de toda la pandilla con unos ritmos deliciosos. La Cuneta Son Machine fueron los siguientes
en hacer que el Pepsi Center se llenará de euforia y los vasos de cerveza voladores se hicieran presentes en el recinto. Chino no se retiraría tan fácil del escenario, ya que la banda que siguió, Los Deskarriados, lo invitaron a tocar con ellos. Para nuestra reconfortante sorpresa, también invitaron al tablón al buen Pinocho y otros integrantes de Los Estrambóticos. ¿Qué a todo dar no? Y por si eso no fuese poco, Pato de La Maldita Vecindad también apareció como Mago Roldán para cantar.
Una vez que Pino finalizó su colaboración con Los Deskarriados, hizo un show con temas como Vendedora de Caricias y La Cerveza y el Dolor, al lado de Dr. Shenka de Panteón Rococó. Lo que se vivió después de esto, no tuvo palabras, ya que Roco Pachukote se llevó la noche con temas de La Maldita Vecindad. Obvio, Pachuco, rompió mandarinas y nos recordó por qué el álbum El Circo es de lo mejor en la historia del ska. Ver saltar a Roco con toda la vestimenta de pachuco, es simplemente inspirador para cantar a todo pulmón y ponerte a bailar con brazos y piernas bien extendidos sin temor a empujar o que el compañero de al lado te empujase.
Ahora bien, llegamos a un punto delicado de la noche, en donde Fishbone se presentó ante varia banda que no los dominaba en su totalidad. Sin embargo, con su actuación se fueron ganando el aplauso de la gente, a pesar de no conseguir la euforia que causó Roco en vivo. En pleno cierre del masivo, algunos compañeritos ya se balanceaban de borrachos, se veían cansados de estar de pie o simplemente exhaustos de tanto fest. El olor a finas hierbas emanó en ciertos círculos de la audiencia.
Finalmente, fue hora para que Panteón Rococó se tronara 20 clásicos que todos los muchachones amaron. La adrenalina corrió en canciones como Arréglame el alma, Fugaz, Vendedora de
Caricias y La Dosis Perfecta. En resumen, todos pasaron un buen rato, todas y cada una de las bandas dieron sorpresas y cumplieron con su trabajo satisfactoriamente, la cantidad de  invitados fue enorme y bien recibida por todos, hubo promociones en las cervezas en ciertos horarios y el recinto se prestó para que todos la pasaron súper agusto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *