At The Drive-In en Pepsi Center: Drive until you die!

Crónica: José María Pérez.
Fotos: Mayra Ortiz.

El primer detonante de la noche: Le Butcheretts
Primero tuvimos a los tapatíos demostrándonos por qué son tan chicles con su set en vivo, invierten muy bien su dinero en la banda (hablo de todo aspecto). Aun con la promoción del A Raw Youth y la integración de nuevos integrantes en sus filas, Teri Gender Bender nos puso a gritar y a sacudir la cabeza sabroso. Yo en lo personal tenía muchas ganas de verlos en vivo desde 2011 y por fin ayer cumplí esa meta. Los temas más sonados fueron La Uva, Stab My Back y Shave Your Pride, de su más reciente disco. Además,  se hicieron presente para armar el escándalo como ya hacía falta entre semana. Algunos clásicos  como I’m Getting Sick Of You, Dress Off y The Leibniz Language, ultrajaron los oídos de los presentes a todo lo que da. Teri la rompió en el escenario y calentó nuestros cerebros al máximo, la pandilla no paraba de gritar y brincar como dementes, sobre todo, cuando su última rola resulto ser Henry Don’t Got Love. Al final agradecieron con una reverencia y salieron del telón bien aplaudidos.

At The Drive In: ¡Alfaro vive, carajo!
Poco a poco nos fuimos amontonando como fueron pasando los minutos, las luces se apagaron y la gente festejó la llegada al escenario de Omar Rodríguez-López, Paul Hinojos, Tony Hajjar, Keeley Davis y Cedric Bixler-Zavala. Su número comenzó con tres canciones del Relationship Of Command (2000): Arcarsenal, Pattern Agains User y Sleepwalk Capsules. Ahí,  Cedric no paró de brincar como renacuajo, su energía se contagió a todos y hacíamos lo mismo para seguir su ritmo fuera de control. Luego nos ofrecieron temas de su nueva producción discográfica, Governed By Contaigions. Los sencillos Ghost Tape No. 9, No Wolf Like The Present, Call Broken Arrow y Continuum, dibujaron el balance perfecto entre la fuerza y la tranquilidad. Luego le entramos de lleno a las piezas tituladas Relationship of Command, Enfilade y Invalid Litter Dept.
Omar no dejaba de hacer magia con su guitarra, Cosmonaut nos dejó perplejos y con ganas de seguir hasta más no poder y que se nos reventaran los ojos. Después apareció la magia del EP Vaya (1998) donde todos se sintieron como en la escuela otra vez. Napoleon Solo del In/Casino/Out nos dejó secos en lagrima de cocodrilo. Y cuando creíamos que era todo, volvieron al escenario para un encore de lujo y agradecer a los fans con el himno One Armed Scissor. En ese instante, perdí el control, brinqué y me metí con los demás en el slam, coreamos la letra o más bien, la gritamos y dimos rienda suelta con toda la furia que teníamos guardada desde el 2012. Un show de magnitudes colosales, nos hacía falta algo como esto, no hay más que agregar a algo tan perfecto como la noche de ayer. Al salir, muchos nos mostramos afónicos, cansados y adoloridos de la batalla, pero eso no impidió que disfrutáramos de una bebida refrescante que nos regalaron en el foro. Algo perfecto para el old school del alternativo y las nuevas generaciones que le entramos el rock.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *