The Offspring: Una descendencia muy Americana, Encendida y Aplastada

Por: Bruce Alexander The Great.
Ya tenía un rato sin hacer una nota así, sin embargo, en unas semanas más tendremos a estos masters de vuelta en el Festival Pa´l Norte y eso amerita que hablemos un poco de su historia y los valores más significativos antes de su era Americana.
Para resumir esto, unos chavitos llamados Dexter Holland y Greg K. decidieron formar su bandita punk después de escuchar el disco Change Today? de la banda T.S.O.L. y al no poder entrar al concierto de Social Distortion allá en 1984. Posteriormente a esto, se dan cuenta que necesitaban a un hommie para que les comprara sus chelas porque eran menores de edad y que fuera su segundo guitarrista. Con estas necesidades básicas se topan con Noodles, quien era el conserje de la escuela a la que asistían estos tíos. ¿Qué conveniente no? 2 por 1.
Como toda banda, tuvieron comienzos difíciles, por lo que tuvieron que armar el cochinito para pagar su primer EP (I’ll Be Waiting/Blackball), el cual tardó un poco más de lo normal en vender sus 1,000 copias. Tres años después del anonimato, una disquera llamada Nemesis les brinda la oportunidad para grabar su disco homónimo de 1989. Si son clavados de la banda, seguramente recuerdan la rola de Blackball si jugaron Tony Hawk’s Pro Skater 4. Con ese sonido, la banda exhibió ritmos crudos, letras sobre  política y sociedad y, les ayudó a integrarse un poco mejor a la escena punk de aquel entonces en California del Sur.
Su éxito en la escena local llegó con lo que muchos consideran su primera obra maestra: Ignition (1992), que salió bajo la firma de Epitaph Records, la cual, ayudó a generarles mejores ventas y distribución. Después de dos años, llegaría el disco responsable de que su fama se extendiera como una enfermedad por todo el mundo: Smash. Por lo general, este es el favorito de la mayoría de sus fanáticos por sus tremendos riffs, letras pegajosas y la exhibición que recibieron por parte del canal MTV y el video Come Out And Play en la década de los años 90. El sencillo Self Esteem alcanzó altos números en los charts de varios países y vendió seis millones de copias. Tanto Smash como Nookie de Green Day, ahora son considerados como dos de los pilares más importantes de la historia del punk rock norteamericano en el renglón mainstream.

¿Y después de Smash?
Bajo el éxito del álbum publicado 1994, Dexter y Greg se dieron a la tarea de crear su sello discográfico Nitro Records, para posteriormente firmar a bandas como AFI, The Damned y The Vandals.
Por otro lado, no todo fue miel sobre hojuelas para todas las partes involucradas en este negocio, ya Epitaph Records no puede competir contra las disqueras grandes y Columbia Records les ofreció un contrato para cuatro discos de estudio a los originarios de Huntington Beach. Se publicó Ixnay on the Hombre (1997) y las críticas lo recibieron bastante bien, a pesar de no vender como el álbum anterior. Éxitos como Mota, Gone Away, All I Want y Cool to Hate, agradaron de excelente forma a los fanáticos de hueso colorado. En este punto, algunos consideraron que los muchachos ahora serían fresas al firmar con Columbia, pero Dexter, seguía con la actitud de saltar mientas tocaba y subir a la pandilla al escenario a pesar de que no le gustase a Columbia Records.
La era Americana (1998) arribó y mostró una crítica a la cultura estadounidense con relatos cortos sobre la situación social que mostraba el país. Americana es un disco bueno de principio a final, aunque sus sencillos tienen un sonido diferente a lo crudo que nos tenían acostumbrados. Why Don’t You Get a Job? llegó al chart
#1 como rola más pirateada en internet según la revista Rolling Stone. En el vídeo de She’s Got Issues vimos a Zooey Deschanel por primera vez y disfrutamos de Pay the Man (originalmente grabada para Ixnay on the Hombre) como pocas canciones.

Americana y problemas legales       
Americana sorprendió a los seguidores del perímetro mainstream con ese sonido meloso pero evolutivo. No se puede negar la calidad de este disco, guste o no a todos. Tomaron una decisión algo arriesgada, pero Americana es el bebé que les consiguió 10 millones de ventas y los puso en el mapa global realmente a detalle. Como todo en esta vida, no siempre se está en la cúspide y el álbum Conspiracy of One (2000) quedó a deber y se encontró con problemas entre Napster y Columbia. La banda decidió subir su disco a su página web sin costo alguno para apoyar a Napster y que lo descargaran, sin embargo, a Napster no le pareció adecuado que la banda utilizara su logo en esta campaña y optaron por demandarlos. Se armó el mero mole y mejor decidieron apoyarse en MTV, creando un concurso en el cual se premiaría a un fanático con un millón de dólares si descargaban su disco desde internet, argumentando que ellos sabían que su disco terminaría igual en la red para su descarga en plataformas sin cobro. Después de esto llegó Columbia y les echó más bronca por el lanzamiento de su campaña y tuvieron que cambiar términos y condiciones del concurso. ¡Todo un verdadero embrollo! Como pueden ver, la falta de comunicación entre la banda y la disquera quedó un poco volada en ese momento.

¿Qué pasó después?   
Sus siguientes tres discos Splinter (2003), Rise and Fall, Rage and suGrace (2008) y Days Go By (2012), pasaron sin pena ni gloria, aunque musicalmente no son malos. No tuvieron el hit que se esperaba y mejor decidieron concentrarse en lo que mejor saben hacer, ejecutar en vivo los clásicos The Offspring, Ignition,
Smash, Ixnay of the Hombre y Americana. Sin lugar a dudas, el tiempo les ha brindado el valor, lugar y reconocimiento que merecen a pesar de tener sus tropiezos. Cuando se presentan con shows únicos, los sold out son casi un hecho y en los festivales todo mundo suelen ser de los más aclamados. Sus actuaciones en vivo son su mejor arma y siempre se recuerdan de forma memorable. Si nunca los has visto, ahora es cuando en el festival Pa´l Norte 2017.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *