Tenement en el Foro Malaquías: I don´t care to fall!

Crónica: José María Pérez.
Fotos: Angélica Rincón.

Anoche nos colamos en uno de los santuarios del punk más extravagantes de la Ciudad de México para vivir la experiencia de Tenement. Aclamados por el mismísimo Iggy Pop y muchos otros astros del rock mundial, desde Appleton, Wisconsin, este trío de post-grunge, power pop y rock alternativo tenía algo delicioso por compartirnos.
Todo comenzó con Olvido, presentándonos un sonido que mezcla pop, punk y hardcore en su máxima expresión. Veinte minutos bastaron para que esta banda de nuestra capital acercara a la gente al escenario, el cual se encontraba situado en un cuarto de dimensiones mínimas (mu ja ja).
La escasa luz le dio un toque más íntimo, casi como para ver al conjunto de tus amigos tocar en tu casa en una de esas fiestas de adolescentes y perdición.La ausencia de Malcría se compensó con dos
propuestas interesantes. La primera de ellas, Sin Solución, una banda tributo a la legendaria agrupación Neoyorkina, The Ramones. Cantando algunos de los éxitos más icónicos de tan enigmáticos personajes en inglés y en español, la pandilla cantó a todo pulmón con los puños al aire.
Por arte de magia, luces de navidad blancas y fluorescentes ampliaron el espectro de iluminación y Cremalleras cautivo a los asistentes bien chidito. Primero con una promesa de amor y luego con el arrebato del hardcore. Mucho feedback, voces fuertes por parte de Violeta, así como esos increíbles riffs que nos volaron los sesos y, la alocada batería de Danny, fueron parte de su paisaje. Es increíble que tan sólo con dos instrumentos, se puede crear tan poderosa combinación. No estoy seguro si tocaron cinco canciones en 30 minutos o 30 canciones en cinco minutos. Esas son las maravillas del punk de dos minutos y algo más que nunca sabremos. Después de eso tuvimos el segundo complemento de la noche, Avichines. A quienes ya conocemos su estilo crudo y letras amargas, sabemos que su rollo no es más que un reflejo de nuestras más absurdas ocurrencias juveniles y que tenemos como seres humanos en general. Entregaron un set original, piezas como Soy un amargado y No hago nada prepararon un delicioso plato de alimento orgánico.
Tiempo después nos fuimos aproximando al escenario para ver cómo Amos Pitsch, Jesse Ponkamo y Eric Mayer, ejecutaron sus instrumentos casi a la media noche. Un tipo que conocí en la entrada del foro estaba tan emocionado de ver a esta banda, que no se detuvo en ningún momento para cantar al ritmo de Pitsch. Para él y muchos otros presentes, era realmente un sueño hecho realidad. El emociónate momento de ver a Tenement en vivo era todo un ajo de múltiples dimensiones. Temas del Napalm Dream y The Blind Wink se impusieron como clásicos. Lamentablemente, no todo fue sana diversión, pues un loquillo del público se dirigió hacia Amos y lo agredió verbalmente mientras el grupo estaba en acción. El frontman se molestó, alejó de una patada a esa sanguijuela, y aunque no lo creas, dejaron de tocar de forma abrupta y  desconectaron todo su equipo. ¡Se bajaron del escenario y valió tuétano! Las personas con el ánimo apagado, se retiraron después de haber visto tan sólo algunas rolas del tan esperado acto internacional. Es muy triste que la fiesta de muchos quedara arruinada por un inadaptado cara de aba. Aún tenemos la esperanza de que Tenement regrese a nuestro país, toquen un set en forma y todos nos quitemos el mal sabor de boca de la última acción.  Si vas a divertirte a un espectáculo, te comportes al nivel o mejor te quedes en tu casa amarrado y comiendo grasa de puerco.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *