Steel Panther en El Plaza: ¡Rubor, maquillaje y alta dosis de glam rock!

Fotos: Aztro Photography.
Crónica: Bruce Alexander.

Muchos vestíamos nuestras mejores garras, estábamos bien peinados, usábamos un poco de delineador y estábamos más que listos para ver el debut en nuestras tierras de Steel mother f****** Panther. Sin importar si su popularidad es por su imagen, sus controversiales letras de fiesta, sexo y excesos o el excelente glam rock que practican; estos veteranos de los escenarios inclusive influenciaron el look y know how de una reconocida banda de rock nacional que también tiene muchísima popularidad, como todos los rockeros de corazón ya saben. Asimismo, recordemos que el origen de los californianos antes de ser Steel Panther, eran reconocidos como Metal Skool e inclusive Metal Shop. Pero bueno, lo realmente importantes es que después de una larga espera en México, por fin se nos hizo verlos para deleitarnos con sus clásicos y una muestra de su próximo álbum de estudio, Lower the Bar.
Para abrir el concierto con un alto estandarte, Cerberus subió al escenario para rifarse unas rolitas llenas de Heavy, Speed y que tal vez un poco de metalcore. Es difícil catalogarlos en un estilo, pero sin lugar a dudas sonaron increíble (literal). Comenzaron con Otura Ka para despertar a toda la audiencia. El guitarrista y
vocalista de la banda, Paul, sorprendió a quienes nunca lo habían visto en vivo con su gran técnica para interpretar las cuerdas en Shut the Fuck Up. La guitarra de acompañamiento de Rotted y esos guturales de backup la rifan tremendamente bien. Vogel (bajo) y Gamma (batería) también mostraron grandes dotes para tocar, ¡vaya energía! Por si eso no fuese poco para los teloneros, nos presentaron su nuevo single Self Made Hell y cerraron su exhibición con la canción titulada Cerberus. Honestamente, hace muy buen rato que no escuchaba tan bien a una banda tan joven y local, me pongo de pie.
Después de un breve descanso, escuchamos la introducción y el rugir de una pantera, para después darle con todo al poderosísimo riff de Eyes of a Panther. La pandilla se puso como loca porque sabía que era el momento de Steel Panther. Posteriormente escuchamos Tomorrow Night y Fat Girl, mismas que nos pusieron a cantar como alocados en una noche que simuló un karaoke sin control. Una interesante característica de los shows de los californianos, son sus bromas entre canciones. Por instantes, se veía como Satchel había escrito algunas frases en su mano. Una de las más hilarantes fueron: “Mi v**** sabe a fresa”, a lo que Michael Starr le respondió con un español un poco deficiente: “Tu v**** nunca sabe a fresca”. ¡Vaya par de loquillos!
Asian Hooker fue una de las canciones que continuaron, el alborto se empezaba a descontrolar y una chava bastante aventada del público, mostró una manta donde le pedía a Michael Starr ser su prostituta mexicana (evidentemente con humor, no se claven). Cuando Starr vio esto, no dudó en subirla al escenario. En seguida escuchamos Just Like Tiger Woods, Ten Strikes You’re Out y un solo de guitarra con un medley de riffs para corear canciones como Iron Man (Black Sabbath) y The Trooper (Iron Maiden). Eso de aventarse los solos de lira mientras pisaba el pedal del bombo de la batería para impactar a los fanáticos mientras los demás músicos descasaban, ¡fue todo un espectáculo por parte de Satchel! Minutos después, decidieron estrenar Poontang Boomerang, seguida de Girl From Oklahoma, donde subieron a otra chica llamada María que tenía problemas con el inglés, sin embargo, la Pantera de Acero y la audiencia lo tomaron como divertido y la fiesta continuó.
Después de eso, el escenario se volvió una verdadera fiesta ya que subieron muchísimas chavas del público a la tarima para bailar y cantar con el grupo. Gloryhole y Death To All But Metal mostraron toda la sensualidad de las chicas en el escenario. Momento después, las chiquillas se retiraron de los reflectores
y dieron pie para que los formados en 1997 ejecutaran Anything Goes. La hemorragia de comedia y glam rock siguió su curso con Party All Day (Fuck All Night), que fue perfectamente complementado por ese glorioso sonido de glam rock y hard rock que tanto añoramos de la década de los años 80. Nos hacen falta más bandas de hard rock y glam rock en México. Ojalá que con este gran acierto, vengan a nuestro país bandas como Reckless Love, The Last Vegas, Tesla, Slaughter y Ratt. El público lo merece y está sediento de ello.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *