10 Discos de culto del 2016

Por: Aztro.

10) Magrudergrind- II. 


Con una espera de seis años para por fin tener su nuevo LP de estudio, el conjunto creado en Washington en el año 2002 escurre un hardcore punk bastante ácido que se convertirá en un titánico grindcore que desliza golpes directos de powerviolence a quien encuentre en su camino. El disco producido por Kurt Ballou (Converge, Torche), está listo para romperte varios huesos si lo enfrentas de cara. Si tienes las agallas, lo mejor será que inicies tus entrenamientos para que algún día subas al octágono de la UFC. Crust them all!

9) Thunderwar- Black storm. 


El debut de los polacos con su primer álbum de estudio no pudo ser mejor. Se nota desde la primera instancia que su composición es totalmente detallada y no deja nada al azar. Este material discográfico es un death metal que dibuja épicos tronos que te guiarán a los brazos de Odín y los antiguos Dioses de la mitología nórdica, así como al camino de los Aghori y la tormenta más obscura que derrumbó a un imperio decadente.  ¿Una mezcla interesante? Vaya que lo es. Dense la oportunidad de disfrutar de este redondo que sin importar qué, tendrá que estar en su colección.

8) Gatecreeper- Sonarian depravation.


Si algo es elemental es un chart es la vieja escuela del death metal sueco de la década de los años 90. A pesar de ser originarios de Phoenix, Arizona, los influenciados por Entombed, Unleashed y Grave, muestran respeto absoluto a la escuela sueca que los vio nacer. Esta depravación te colocará en el reinado absoluto del abuso de sustancias, la apatía, la muerte y el más fino sentido del death metal europeo. El LP debut de los formados en 2013 te llevará a los laureles más elevados de la dinastía vikinga, a pesar de tener un origen americano. Raro pero cierto, no los cuestiones, disfruta su tributo.

7) Ripper- Experiment of existence.    


Realmente jóvenes y con toda la pasión por ejecutar death/thrash de la muerte, el cuarteto influenciado directamente por la icónica banda Death, arremete contra tus oídos con una dosis de metal que penetrará en todas las venas de tu cuerpo con una técnica precisa, algunas atmosferas que le dan dimensión a la constante batalla y un complejo silogismo utópico. Luchas internas, mutaciones humanas y experimentos que desencadenan deformaciones vivientes, son el reflejo de un universo corrompido por el poder y la avaricia de los más desquiciados gobernantes. ¡Discazo, el bajo es monstruoso!

6)  Blood Incantation- Starspawn.


El despertar de los demonios más ocultos del inframundo toma poder al encender el primer álbum del cuarteto de Denver, Colorado. Con unas voces que hierven los cielos rojos y los mares negros, los Anunna depiertan los poderes más místicos de la mitología mesopotámica con unos canticos que construyen el templo de Esagila con unos riffs delirantes y suaves que te harán flotar en ancestrales olas de culto a la muerte. El death metal es espeso y muestra una travesía de atmosferas lúgubres, sentido progresivo y cenizas fúnebres. ¡Este coleccionable está brutalmente perfecto y listo para rendir homenaje a la maldad pura!

5) Tygers of Pan Tang- Tygers of pan tang.  


Lo mejor de este chart, es que no sólo entró una veterana banda en el listado, sino que por lo menos tres legendarias dan mucho de qué hablar y muestran un alto impacto en una cultura que cada vez es más devorada por el producto y consumo plástico. En este episodio, los británicos despliegan los valores más elementales del hard rock: Riffs estruendosos, alma de fiesta, pundonor y deslumbrante
latido por los metales. Las voces del italiano Jacopo Meille se muestran deslumbrantes. Inclusive el cover a Kiki Dee, I Got the Music in Me, suena de maravilla. El comandante del barco, Robb Weir,
quien es el único miembro original de la banda, domina cómo dirigir este barco que zarpó desde Whitley Bay en 1978. ¡Poderosamente mágico!

4) Diamond Head- Diamond head.   


Fino, elegante y listo para llevarse tu voto de confianza desde la primera canción después de 9 años de ausencia en el estudio. Es un tremendo gusto saber que la banda formada en 1976, continúa
peleando en el campo con un titán indestructible. Y para ellos, no ha sido nada fácil el camino, sin embargo, un grandísimo acierto en su actual alineación fue el haber incorporado al danés Rasmus Bom Andersen al estampido británico. La voz del nacido en 1984 le viene a dar justo la frescura que la banda necesitaba en ese departamento. Además, el material que contiene todas las bases del clásico movimiento NWOBHM, es endulzado con un riquísimo hard rock contemporáneo que lo vuelven un platillo suculento. El misticismo de sus riffs y el brillo del oro están de vuelta con un LP sagrado y de altura máxima.

3) Chthe’ilist – Le Dernier Crépuscule. 


La fantasía tenebrosa y malévola de Quebec abre las puertas del inframundo y el horror con un capítulo que dibuja los hangares de la monstruosidad más espesa de la tierra. Discurso bestial y decadente exhiben la maldad de un death metal hecho con la técnica más aberrante de un discurso que emula los riffs más gloriosos de Morbid Angel a pesar de ser música espesa y con todas las características de un doom olvidado en el fondo del mar. ¿Les gustó lo que hizo Krypts con Unending Degradation? Bienvenidos al pantano más podrido del más allá. Mutantes y deformaciones humanas emergen en una historia de perdición.

2) מזמור- Yodh.  


Cinco canciones publicadas a través de Gilead Media muestran el esperpento más desquiciado de un enfermo mental denominado A.L.N. El singular músico quien describe a su proyecto como salmo en hebreo, teje los hilos más tétricos de una historia que desplanta drone, doom y black como pocas emisiones del presente. Lo más increíble, es que a pesar de su tremenda calidad, sigue siendo un disco independiente y no firmado por ninguna compañía discográfica. ¡Están atascados en el desván! Yodh de מזמור, representa los capítulos más incomprendidos de un filme amargo, estigmatizado y sumergido en las más altas depravaciones del ser humano.

1) The Body- No one deserves happiness.  

 
Despedazando etiquetas y paradigmas, “EL Cuerpo” presenta una pieza enfermamente bella. Una abominable obsesión despertará tus sentidos más ocultos con sonidos y atmósferas que abrirán tus ojos para visualizar mediante flashes, un alma que fue torturada en el sótano de una casa abandonada en un pueblo agricultor de aquellos dominados por los encapuchados blancos. A la vez, una angelical voz busca la salida de ese espeluznante pasaje que se volvió eterno para su poca fortuna. Música sludge, stoner y experimental, es acompañada por amargos y rasposas distorsiones electrónicas que se pierden todo en la niebla grisácea de un televisor. Si vas a escuchar este disco, prepárate para entrar a una dimensión que te dejará secuelas profundas, desesperantes y difíciles de olvidar. ¡Los depredadores nunca duermen!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *